Para que el equipo funcione correctamente y dure mucho más, o se prolongue su garantía, debes darle un mantenimiento preventivo adecuado.

Se recomienda que para los concentradores de uso intensivo, se realice un mantenimiento cada 6 meses, y de 12 meses para los concentradores de uso no intensivo.

Mantenimiento doméstico de concentradores de oxígeno

Hay ciertos cuidados que debe tener un concentrador de oxígeno durante su uso diario. Recuerda que debe estar alejado de fuentes de calor, tales como calentadores de cualquier tipo, motores, rejillas de aire caliente, etc. El concentrador también debe evitar la luz directa del sol y la humedad, te recomendamos colocarlo en una área seca, con buena ventilación, pero nunca a la intemperie. Cuando el concentrador no esté en uso es mejor colocarle un forro que lo proteja del polvo y la humedad.

Dependiendo de la frecuencia de uso que le des, te recomendamos lavar el humidificador una vez por semana con agua y jabón de lavaplatos, y después enjuagarlo con agua caliente.

Una limpieza periódica de los filtros también es muy necesario, de igual forma puedes lavarlos con agua y jabón cada semana.

Recuerda que mantener limpio por fuera al concentrador, también te ayudará a conservarlo en buen estado, para esto debes utilizar una toalla húmeda con desinfectante y pasarlo una vez por semana.

Las grandes marcas de concentradores de oxígeno, como Inogen, Airsep, O2 Concepts, entre otras, recomiendan cambiar el filtro de aire cada año y el filtro de bacterias cada dos años. Todos los concentradores poseen una alarma o indicadores visuales y de sonido que te indican cuando algo está fallando y el equipo necesita ser revisado por un técnico.

Mantenimiento técnico de concentradores de oxígeno

El servicio técnico consiste una revisión detallada de todo el aparato, en cada uno de sus componentes y funciones, tales como: volumen de oxígeno que emite el concentrador, balanceo de la presión, estabilidad, vibración, lubricación, cambio de empaques, cambios de cartuchos de oxígeno y medición de la presión en la emisión de oxígeno.

Estos cambios se deben realizar cada dos años o 16.000 horas de uso.

Hay que tener en cuenta que los cartuchos del filtro de oxígeno son muy sensibles a la humedad y su período de vida útil puede reducirse hasta la mitad. Así que si vives en un clima cálido, debes tomar en cuenta esta recomendación. En caso de que se tenga que hacer este cambio, debes contactarte con tu proveedor o técnico especializado.

Como te comentamos anteriormente, los concentradores tienen una alarma que nos indica si existe algún problema con el equipo, así debes estar atento, si la alarma suena débil, es probable que tengas que reemplazar la batería por una nueva.

El compresor tiene una duración de alrededor de 5 años o 25.000 horas de uso, su vida útil también dependerá de los factores donde opere y las condiciones de uso. Si tu compresor ha cumplido con el tiempo mencionado, llama a tu proveedor más cercano para que lo revise.

Si crees que tu compresor está dañado de un modo que no puedes solucionarlo por ti mismo, no lo hagas, mejor contáctate con el equipo de servicio técnico para que lo revise y te indiqué lo que está pasando.

La mejor forma de mantener en buen estado tu concentrador de oxígeno, es hacerle una correcta revisión cada cierto tiempo. En Glomedical, contamos con un equipo de servicio técnico muy capacitado, que te ayudará con cualquier daño que pueda tener tu equipo.

Consulte aquí sobre nuestro servicio de mantenimiento.